Como retirarse de la amenaza irracional del futuro: El arte de la sana retiración.

Retirarse a tiempo es una forma de aceptación. Este tipo de renuncia implica la decisión personal de no seguir invirtiendo  recursos (tiempo, dinero o esfuerzo) en determinados proyectos de vida, porque ya no interesa, no conviene o se esta harto.

En otras palabras, esta renunciación puede definirse como el arte de darse por vencido

En otras palabras, esta renunciación puede definirse como el arte de darse por vencido, aun teniendo posibilidades de seguir luchando: es un acto de la voluntad. La saludable voluntad del que dignamente reconoce que perdió la batalla o se equivocó y decide no seguir adelante.

 

No se refiere a las personas que resuelven morir por sus ideales o que combaten para salvar sus vidas. Este analisis se refiere solamente al conjunto de batallas intrancendentes o maladaptativas en las cuales estamos sumergidos diariamente.

Las personas que aprenden a renunciar a tiempo logran tres cosas importantes frente al futuro:

  1. Descargan el sistema de expectativas innecesarias.
  2. Aprenden a perder, es decir, acatan los hechos y dejan de ilusionarse inútilmente.
  3. Descubrir que las consecuencias no son tan horribles como las imaginaban, los cual disminuye la castrofización.

En resumen aprender a enfrentar el miedo al futuro y a detener un poco el péndulo mental.

La sana resignación es aprender a desprenderse de los resultados, pero no por inseguridad, sino por el firme proposito de no continuar en un conflicto sin sentido.