Los floricultores, surtidores de los principales puntos de comercio, han optado por vender verduras y vegetales por generar mayores ventas




La que antes era una de las fechas más esperadas del año por los comerciantes se convirtió “en un día más”, relataron vendedores de flores en los Altos Mirandinos, quienes apuntaron que las ventas decayeron en más del 60% con respecto al Día de las Madres del 2017.

“La situación con los insumos ha golpeado fuertemente a los floricultores de San Pedro de Los Altos y El Jarillo, quienes surtían los principales puntos de venta de Los Teques, Carrizal y San Antonio de Los Altos, los cuales han ido desapareciendo paulatinamente para convertirse en puestos de verduras y vegetales que es lo que la gente está comprando”, apuntó José Gregorio Castro, vendedor de flores.

“Hasta hace unos 4 años la capital mirandina amanecía floreada el viernes antes del Día de las Madres, pero cada vez menos personas están en el rubro; primero por lo complicado que se ha vuelto acceder a los insumos y lo otro es que ha decaído la venta, ya ni siquiera el Día de los Muertos y de los Santos están llevando flores a los difuntos en los cementerios porque prefieren gastarlo en comida. Sin embargo, esto es lo que yo sé hacer y lo haré hasta que me muera”, indicó. Castro ofrece el ramo más económico de 4 gerberas en 500 mil bolívares. “Hoy no traje rosas porque son más costosas y el año pasado se me quedaron frías en el tobo, lo que representó pérdidas para mí”, confesó.

Personas pasaron por la venta de flores a lo largo del sábado, muchas para consultar los precios y pocas para comprar. “Como somos 4 hermanos decidimos aportar cada uno para hacerle un solo regalo a mi mamá. Antes cada uno la agasajaba no solo con un obsequio sino además con una salida a un restaurante, pero con la situación país difícilmente podemos comprarle algo significativo entre todos”, confesó Karina Gómez, compradora.