“Debe esperar, solo tenemos una unidad para todo el municipio”, respondía este domingo el fiscal de la línea de taxis ubicada frente a la plaza Bolívar de San Antonio de los Altos. “Toca caminar de nuevo”, respondía visiblemente resignada Olga Marín, habitante de El Amarillo, sector que se quedó sin autobuses hace varios meses.



De lunes a viernes la referida línea cuenta con tres taxis, “no hay repuestos, además dejó de ser rentable, habría que cobrar varios millones por carrera para poder mantener en buenas condiciones la unidad”, indicaba uno de los choferes.

Para zonas como El Limón, Quintana, San Luis e incluso Pacheco, no hay autobuses desde hace varios meses producto de la crisis y escasez de auto partes, “caminar para salir de la casa y regresar, es un martirio ir a trabajar o comprar cualquier cosa”, reseña una de las vecinas.

En hora pico la avenida Perimetral luce repleta de peatones que caminan en ambos sentidos buscando salir o retornar a sus hogares. “En los pocos autobuses que hay la gente viaja literalmente guindada, hace un mes un señor resultó herido al caerse del bus a la altura de OPS”, alertaba un transeúnte.

Ante la falta de efectivo en las pocas líneas de taxi activas aceptan hasta 20 mil Bs en efectivo y el resto debe ser cancelado con debito. “Por ejemplo de aquí –plaza Bolívar- a la redoma de San Antonio la carrera son 400 mil Bs, un dineral”, indicaba otro de los usuarios.

Daniel Murolo