Los acontecimientos ocurridos el pasado mes de Julio en Montaña Alta, donde la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) arremetió contra las residencias Colinas de Corrizal, mejor conocidos como “Los Marrones”, dejando ventanas rotas, puertas dañadas, carteleras y casillas de seguridad inservibles; obreros de la Alcaldía de Carrizal ayudaron a la comunidad a reparar todos los daños. (Diario La Región)



José Luis Rodríguez, alcalde del municipio, pidió reparar cada daño causado por los militares en una de las zonas más afectada de los Altos Mirandinos, el sector de Montaña Alta que vivió la represión más intensa en sus residencias. Durante el mes de agosto, tras inspeccionar las averías la alcaldía donó nuevas puertas y ventanas, remplazando las dañadas.

Los habitantes están agradecidos con el burgomaestre por la buena obra, aclaran que cuidaran las residencias y esperan que no ocurra de nuevo una situación parecida. “Fueron momentos difíciles los que vivimos, el alcalde vino el mismo día de la represión para apoyarnos y se comprometió y cumplió”, narró María Fernández, vecina de las torres.

Por su parte, el burgomaestre envió un mensaje de apoyo para todos los habitantes de Montaña Alta, “esperemos que situaciones como esta no vuelvan a suceder, en la Alcaldía de Carrizal estamos para ayudar y cuidar a nuestros vecinos, es nuestra tarea y siempre la hemos cumplido”, declaró.

Jesús Torres