Como un “infierno” califican los tequeños el caos que ha generado en la capital mirandina el cierre de la avenida Pedro Russo Ferrer desde hace más de una semana por los trabajos de excavación que adelanta la Alcaldía del Municipio Guaicaipuro en la importante arteria vial que comunica con la carretera Panamericana.

“Estamos hartos de las colas, esos trabajos avanzan a paso de morrocoy”, indicó la mañana de este miércoles Virgilio Galindo, quien quedó “atrapado” en la cola que se registra en la Panamericana desde el distribuidor Los Cerritos para poder acceder a Los Teques.

Por tercer día consecutivo cuadrillas limpiaban la referida artería vial, lo que empeoró la circulación y generó malestar entre los usuarios, quien pidieron a las autoridades un poco de sentido común.

 




“A quien se les ocurre mandar a limpiar la Panamericana en un momento tan critico como este, cuando el único acceso para la ciudad es a través de Los Nuevos Teques o La Matica”, reseñó María Guevara, quien asegura que “perdió” una hora en cola “gracias a los obreros que cortaban el monte”.

Desde hace 10 días la alcaldía excava en la bajada de El Tambor para remover una tubería corrugada de 48 pulgadas que colapso a finales del año pasado generando el hundimiento de la carretera y su cierre parcial por más de cuatro meses.

“Entrar o salir de Los Teques se ha convertido en un infierno en los últimos meses”, agregó Guevara, quien destacó que al cierre de la referida arteria vial hay que sumarle el paso restringido en el bulevar Bermúdez y las constantes protestas que a diario se registran en el municipio.

“Ayer trancaron la Víctor Baptista por agua, pero la semana pasada fue en los Alpes por gas y también en El Trigo por inseguridad, este es sin duda un pueblo sin ley”, agregó la mujer.

Piden acelerar los trabajos y la apertura inmediata de la vía. “Paralizaron esos trabajos durante todo el mes de diciembre y enero, en cualquier país del mundo aprovechan justamente esa fecha con menos flujo vehicular para hacer reparaciones”, denunció Mario Vargas, residente del barrio El Nacional, cuyo acceso está restringido por las labores.

Daniel Murolo/Diariolaregion