Turismo nacional en retroceso

Los Teques, 24/02/2017.- Hasta 190 mil bolívares puede costar actualmente un pasaje ida y vuelta a lugares como Mérida, El Vigía y Maracaibo. Dicho incremento originado por la inflación, aunado a la escasez y la inseguridad, han incidido en que Elia Da Silva, dueña de la Agencia  de Viajes Riel Tour, ubicada en Los Teques, no haya vendido hasta la fecha ni un paquete turístico a destinos que anteriormente eran frecuentados en asuetos como el Carnaval.

La comerciante refiere que antes, además de la compra del boleto aéreo, las personas usaban productos de la cadena turística, como restaurante con todo incluido, dormían en hoteles o visitaban sitios históricos. “Ahora,  viajan en autobús y se quedan en casa de sus familiares. La realidad es que ya no usan los aviones ni los paquetes turísticos que ofrecemos”.

José Antonio Yapur, presidente del Consejo Superior de Turismo (Conseturismo), remarcó que la industria turística nacional decayó en abril del año pasado y desde entonces no ha manifestado ningún signo de recuperación, lo que queda demostrado que mientras en Carnaval de 2015 hubo una ocupación hotelera cercana a 75%, en 2016 se redujo a 60% y es probable que este año, en el mejor de las casos, se quede en un tope promedio de 40%.

La crisis que perciben Da Silva y Yapur, es la misma que proyecta el presidente de Turismo de Miranda, Bernhard Weissenbach, quien sostiene que el turismo nacional no ha crecido y cada vez se hace más cuesta arriba, por los altos precios de los bienes y servicios que enfrentan los prestadores y los temporadistas.

A propósito del venidero asueto de Carnaval,  señaló que hasta el año 2014, la actividad turística en Miranda había logrado un incremento aproximadamente de 30% anual. “Logramos recibir alrededor de 3 millones de visitantes en 2014 lo que significó un record para nuestro estado, en el año 2016, hubo una disminución del 40%, y dado que la situación ha empeorado se estima que para este año haya 50% de retroceso”.




Apoyo a los prestadores

Bernhard Weissenbach considera que en Venezuela la Ley de Turismo es “muy punitiva porque lo que busca es el castigo al prestador de servicio mientras lo que debería es brindarle el apoyo, para que se pueda sostener y progresar.

Dijo que el acompañamiento que se les ha dado a prestadores desde Turismo Miranda ha consistido en darles las herramientas en término de capacitación, dotación y mejora de la infraestructura.

Afirmó que pese a las limitaciones financieras que enfrentan como dependencia, el  tema promocional  ha sido punta de lanza para que los visitantes consideren a Miranda como destino accesible por sus múltiples lugares de esparcimiento como parques, playas y jardines.

El presidente de Turismo Miranda informó que dentro de los proyectos para este año 2017, tienen contemplado seguir invirtiendo en infraestructura, capacitación y promoción.  “Este año tenemos previsto dictar 40 talleres de capacitación y 5 talleres de oficio, a través del programa Suma Miranda”.

Prensa Miranda/ Arleth Caballero