Tras las medidas anunciadas por el presidente Nicolás Maduro durante la transmisión de su programa “Los Domingos con Maduro”, referentes a los horarios y uso de la materia prima que deberán acatar desde el pasado lunes 13 de marzo todas las panaderías a nivel nacional, la mayoría de los dueños, encargados y empleados de dichos expendios de alimentos altomirandinos aseguran “encontrarse en el aire”, ya que hasta los momentos los equipos que iban a visitar los comercios para la debida verificación no ha hecho acto de presencia en ninguno de ellos.

El primer mandatario nacional aseveró que no tendría “conmiseración” con aquellos que le hacen la “guerra del pan” al pueblo, por lo que afirmó que un equipo de la Sundde, milicia bolivariana, integrantes de los CLAP y de las UBCH se desplegaría por cada panadería para realizar el control permanente de las mismas.

 




 

Asimismo, anunció que el 90% del trigo entregado por el Gobierno Nacional a estos comercios deberá ser destinado a la elaboración de pan canilla, francés, sobado y salado desde las 6:00 am hasta que cierre el local y deberán dejar preparados los panes para el día siguiente. El otro 10% de la materia prima será la elaboración de cachitos, dulces y demás alimentos.

“Una panadería que no tenga pastelería no puede sobrevivir. Es algo irracional esta medida que piensa tomar el Gobierno, ahora la cola va a ser para los dulces, tortas y cachitos”, declaró José Rodríguez, uno de los encargados de una panadería carrizaleña.

Adelino Fernández: “Desde hace 15 días no nos llega harina”

Empleados en jaque

Por su parte, dueños de panaderías afirman que hasta la fecha no han visto a ningún funcionario de la Sundde realizando la anunciada inspección, además de informar que no les ha sido despachada la materia prima ofrecida por el Gobierno Nacional.

“Hace más de 15 días no nos llega harina, sólo nos mandaron 10 sacos y porque nos los traen distribuidoras, ahorita no hay control de nada. Esta medida del Gobierno es bastante difícil para nosotros, afecta a los dueños y al personal. No sabemos qué vamos a hacer”, aseveró Adelino Fernández, encargado.

Adelino Fernández: “Desde hace 15 días no nos llega harina”

Igualmente, algunos empleados aseguraron que la mayoría de las panaderías altomirandinas no cuentan con la materia prima necesaria para la elaboración del pan, por lo que es casi imposible cumplir con los lineamientos del Gobierno.

“Lo que quieren es asfixiarnos, nos irán a cerrar a todos y nos quedaremos sin trabajo, porque si no mandan el trigo que dijeron no vamos a poder producir. Algunos dueños están muy preocupados por su personal, pero nosotros sabemos la verdadera historia y los apoyamos, porque sin harina no hay pan”, dijo Ana Aponte, trabajadora de una panadería carrizaleña.

Balde de agua fría

“Estas medidas me agarraron fuera de base, particularmente porque me fascina merendar con un dulce o una pan de coco, pero ahora el Gobierno hasta la merienda nos la quiere quitar. No estoy de acuerdo con esta medida, eso nos afecta a todos no sólo a los dueños de las panaderías”, decía Carlos Fuentes mientras pedía en la barra una “lengua de suegra”.

Los vecinos altomirandinos se muestran gravemente preocupados, porque muchos afirman que dichas medidas afectará otra parte del mercado alimenticio, por lo que posiblemente desaparecerán panes dulces, dulces fríos y secos y cachitos que son los más buscados durante horas del desayuno.

“Es algo ilógico, la mayoría de las personas cuando va a una panadería a desayunar come cachito o pastelitos, no pan solo. El kilogramo de jamón está por las nubes, no hablemos del queso, entonces ahora Maduro nos quiere obligar a gastar más de lo que tenemos. Él dijo que irá contra los que hacen la guerra del pan, será que se mandará a poner los grilletes porque él es el primero que fomenta la supuesta guerra al no distribuir los alimentos al pueblo”, manifestó Fuentes.

¿Y los panes?

Durante un recorrido hecho por el equipo del Diario La Región a diversas panaderías altomirandinos se pudo constatar que en la mayoría de ellas los exhibidores estaban llenos de dulces fríos, secos, cachitos, pastelitos, pizzas y pasta seca.

“Estos productos no necesitan trigo, eso es lo que la gente no entiende. Maduro dijo que nos mandaría trigo, pero no llega ni trigo, ni harina. La poca harina que encontramos es porque la adquirimos a precios elevados de algunas distribuidoras que nos la facilitan, pero no porque la mande el Gobierno”, aclaró el encargado de una panadería altomirandina que prefirió mantenerse en anonimato.

Ronald Gil – Diario La Región