Debido a la escasez de cauchos alertan que los usuarios corren grave peligro, así como los demás conductores y transeúntes, debido a que la mayoría de las unidades andan con las llantas vencidas.

Carlos Barca afirma que más del 60% de la flota de unidades de la región se encuentra estacionada por falta de insumos y repuestos

Representantes de 12 organizaciones pertenecientes al Bloque Unido de Transporte de los tres municipios que conforman los Altos Mirandinos, se reunieron en horas de la mañana de este viernes con la finalidad de determinar las siguientes acciones de protesta que tomará el gremio debido a la problemática que enfrentan con la escasez de insumos y repuestos, así como la falta de respuesta por parte de la Proveeduría ubicado en el municipio Guaicaipuro, la cual tiene más de un año sin entregar insumos a los transportistas, según informó Carlos Barca, presidente del Bloque Unido de Transporte.




“Esta semana asistí a una reunión donde nos informaron que lo que hay son 100 cauchos y 20 baterías para todo lo que es el eje del estado Miranda, donde nos tocarían siete cauchos por municipio. Esto me parece una falta de respeto, ya que en estos momentos nos encontramos casi con el 60% de la flota paralizada por falta de repuestos, nuestros depósitos ya se parecen a los del Sistema Integral de Transporte Superficial (Sitssa) con a diferencia de que los de ellos son carros nuevos que les quita una batería y los paran y los nuestros están parados porque no conseguimos los repuestos”, dijo Barca.

Usuarios en peligro
Debido a la escasez de cauchos Barca afirmó que actualmente los usuarios corren grave peligro, así como los demás conductores y transeúntes, debido a que la mayoría de las unidades andan con las llantas vencidas.

“Hay carros que usan 750 y le estamos metiendo cauchos 16 normales de camionetas pequeñas, poniendo en peligro a todos porque si se llega a explotar una llanta en medio de la vía puede ocasionar graves accidentes. Lamentablemente esto se debe a una mala respuesta por parte del Gobierno Nacional”, afirmó.

Asimismo, manifestó que en otra reunión mantenida con representantes de la Fundación Nacional de Transporte Urbano (Fontur) donde les entregarían aproximadamente 980 cauchos para todo el estado Miranda, pero 880 fueron destinados para taxis dejando a las demás unidades de transporte público por fuera.

“Es algo absurdo que nos obliguen a cobrar un pasaje en Bs. 150 mil cuando un caucho en la calle cuesta Bs. 480. Un caucho renovado 750 cuesta Bs. 380 mil, con ese pasaje es imposible cubrir esos gastos. Nosotros tenemos familia, hijos a quien alimentar y realmente con la situación del país no podemos”.

Precios para arriba
Actualmente, una paila de aceite PDV que antes costaba Bs. 40 mil tiene un precio actual de Bs. 120 mil, a pesar de que es producido por el Estado.

“Según dicen que el alza de precios se debe al dólar paralelo y la guerra económica, pero no entendemos cuál guerra económica si este producto es producido en Venezuela. No entendemos entonces qué es lo que está pasando y cuál es la situación real del país”.

¿Y el subsidio estudiantil?
Algunos representantes del Bloque Unido de Transporte afirmaron que respecto al subsidio estudiantil fueron todos engañados, incluyendo conductores y usuarios, ya que el nuevo sistema de cobro pasaje prometido por el Gobierno Nacional para el pasado mes de enero aún no ha sido instalado a pesar que ellos afirman contar con las máquinas necesarias.

“Hasta ahora nos están pagando solo 37 estudiantes por día, cuando más de 200 se movilizan diariamente en nuestra unidades. Estamos quebrados, no tenemos con qué llevar la comida a la casa”, aseveró Barca.

Próximas acciones
El gremio de transportistas de los Altos Mirandinos arrancó con una “Hora Cero” esta semana en contra de la proveeduría de Guaicaipuro con la finalidad de presionar para la entrega de insumos que hasta la fecha no ha dado respuesta alguna.

“Estamos entre la espada y la pared, tenemos que llevar la comida a la casa con las uñas. Estamos inscritos al Comando Interlineal de Transporte donde hemos venido haciendo unas mesas de trabajo conjuntamente con el Ministerio de Transporte y Fontur que no han servido para nada, eso es puro engaño y decidimos no asistir más a estas mesas hasta que no den resultado”.

Ronald Gil /Diario La Región